Antecedentes Generales

Las selvas del trópico húmedo

INVESTIGACIONES CON PRIMATES SILVESTRES EN EL SURESTE DE MEXICO

Alejandro Estrada Ph.D

Laboratorio de Primatología, Estación de Biología "Los Tuxtlas", Instituto de Biología Universidad Nacional Autónoma de México

Las selvas húmedas tropicales ocupan, solo un 10% de la superficie terrestre y alojan del 50% al 80% de todas las especies de organismos existentes en la Tierra. De estos solo del 10 al 20% han sido descritos a nivel de especie y es mucho menor el numero para los que se tienen datos precisos sobre aspectos básicos de su biología y ecología. Estas selvas son también una fuente de estabilidad climática y de muchos recursos usados por el hombre desde alimentos hasta productos farmacéuticos. Por otro lado, se estima que diariamente desaparecen alrededor de 20,000 hectáreas de selvas en el mundo como resultado de las actividades humanas, destrucción que provoca la extinción diaria, a nivel local y regional, de un gran número de especies.

En Latino América como en el resto del mundo, las selvas del trópico húmedo han estado sujetas en los últimos 40-50 años a un rápido proceso de destrucción y fragmentación como resultado de practicas de manejo de la tierra incompatibles con una conservación y aprovechamiento razonado de los recursos naturales que estas selvas resguardan. Aunado a esto, el acelerado crecimiento de las poblaciones humanas y la fuerte demanda por espacio y alimento esta contribuyendo a la rápida desaparición de estos ecosistemas en este continente.


México ocupa una posición privilegiada en la distribución geográfica de estas selvas ya que resguarda en el sureste la representación mas septentrional de este ecosistema en el continente Americano. Tal situación provee a México con una inmensa riqueza biológica y con la responsabilidad nacional y regional de cuidar dicho patrimonio.
Dos variantes principales de la selva tropical lluviosa existen en México: la selva alta perennifolia y la selva alta-mediana subperennifolia. Ambos tipos de vegetación se encuentran localizadas principalmente en el área de la vertiente del Golfo, la península de Yucatán y la zona del Istmo de Tehuantepec hasta Guatemala. Esta extensa región originalmente comprendía 110,000 kilómetros cuadrados de vegetación original en extensión, equivalente al 6 % de la superficie total del país. En el caso de México, el crecimiento de la población y la actividad agropecuaria e industrial han convertido cerca del 80% de la extensión original de selvas a sistemas antropogénicos.

Las selvas remanentes en el sur de México continuan siendo transformadas por la actividad humana a ritmos variables pero altos. Por ejemplo, en Los Tuxtlas, Veracruz, las tasas de conversión de la selva a ecosistemas simples como pastizales son del 4.3% anual, en el noreste de Chiapas, en la zona donde esta ubicado el Parque Nacional Palenque, son del 12.4% anual, en la parte central de Chiapas colindando con Guatemala son del 4.5% anual, y al sur de la península de Yucatán son del 7.7% anual.

Distribución original (mapa superior) de la selva húmeda tropical en México. El mapa inferior muestra su distribución actual, quedando sólo un 10-20 % de la extensión original (110,000 km2)

Tal conversión ha resultado en la extinción masiva a nivel local y regional de un gran número de especies de plantas y animales acerca de los cuales poco se conoce en cuanto a su historia natural, su biología, su ecología y aprovechamiento potencial para las poblaciones locales, las regiones y para los estados en donde estos recursos están ubicados.

Modelo de manejo de la selva y tierra tropical tendiente a la extinción total del germoplasma selvático.


Los primates silvestres del sur de México

Como parte importante de la gran diversidad biológica del ecosistema selvático del sur de México esta un amplio grupo de mamíferos silvestres, entre los que sobresalen por su tamaño y comportamiento tres especies de primates. Dos de estas se conocen comúnmente como monos aulladores ó saraguatos y científicamente pertenecen al género Alouatta, representado por dos especies: palliata y pigra. La tercera especie cuyo nombre vulgar es mono araña, científicamente se conoce como Ateles geoffroyi.

México resguarda la distribución más norteña de presentantes de estos dos géneros en el Neotrópico. La distribución geográfica reportada para estas especies en México comprende los estados del sur sureste del país, pero en la actualidad dich distribución se ha reducido en un 80% y las poblaciones remanentes existen, como las selvas, en condiciones fragmentadas y de aislamiento.

El mapa superior muestra la distribución original de Alouatta palliata y Ateles geoffroyi (ambas, área sombreada y negra). La distribuciópn original de A. pigra, sólo comprendía el área negra. El mapa inferior muestra la distribución actual de las tres especies.


Aspectos generales de la Historia Natural de Monos Aulladores
Los monos aulladores son mamíferos diurnos con cola prensil, de hábitos arbóreos y herbívoros en su dieta, que se congregan en pequeños grupos sociales permanentes denominados "tropas"; cada uno de estos grupos ó tropas se mueve diariamente dentro de un área restringida de terreno, denominada ámbito hogareño ó área de actividad.

Los monos aulladores se alimentan de las hojas, los frutos y las flores de árboles de diferentes especies y por lo general son selectivos en cuanto a las especies arbóreas que utilizan por lo que diariamente recorren distancias variables en su búsqueda. El consumo de hojas y frutos es el más importante en su dieta, y casi el 40% de su tiempo alimenticio lo pasan consumiendo hojas, y otro 40% consumiendo frutos. Para estos primates arborícolas las hojas jóvenes y los frutos maduros son sus partes preferidas.


   
Los machos de las tropas emiten fuertes bramidos o aullidos de los cuales estos primates derivan su nombre común. Este comportamiento vocal funciona como un mecanismo de espaciamiento entre las tropas, evitando así enfrentamientos directos para mantener el monopolio sobre los recursos dentro de su ámbito hogareño.

Los monos aulladores de México


En el caso de los monos aulladores, la especie A. palliata es de distribución geográfica amplia y se presenta en casi todo el sur de México y en el resto de Centro América, teniendo su representación más septentrional en la región de Los Tuxtlas, al sur de Veracruz. En contraste, la especie A. pigra, el mono aullador negro, es de distribución geográfica restringida en el sur de México presentándose solamente en los estados de Tabasco, norte de Chiapas y en la península de Yucatán. Esta especie también está presente en las selvas del Petén en Guatemala y en Belice, y su distribución más austral es el sur de Guatemala. Esta distribución geográfica restringida sugiere que A. pigra es una especie primate endémica a la región Mesoamericana.

Nuestro conocimiento acerca del tamaño de las poblaciones, ecología y comportamiento para las dos especies de saraguatos presentes en México es, en general, pobre. Sin embargo, en el caso de la especie A. pigra, la información sobre estos parámetros es prácticamente inexistente. Tal vacío y la naturaleza endémica del mono aulladoro negro en la zona Mesoamericana hace más problemática la tarea de conservación de poblaciones de esta especie en el sureste Mexicano, en donde la conversión extensa de la selva a agrosistemas ha resultado en decrementos significativos en la distribución de las selvas con la esperada extinción local de la especie y la reducción significativa en el tamaño de sus poblaciones.
Las dos especies de mono aullador presentes en México, Alouatta palliata y Alouatta pigra, difieren en apariencia. A. palliata es de color café claro con pelaje amarillento en los costados y algunos individuos presentan manchones de pelo rubio en distintas partes del cuerpo como la cola, la base de la espalda ó el dorso de la mano. También presentan patrones de pigmentación oscura pero variada en las plantas de los pies y manos.

Note las manchas de pelo rubio en las patas y cola de este infante de A. palliata

En contraste, el pelaje de A. pigra es totalmente negro y no presenta las variaciones en coloración del pelaje mencionadas arriba.

El mono aullador negro es más corpulento que A. palliata, con un peso promedio de 8-10 kg., mientras que en el segundo, el peso promedio es de 6-8 kg. Existen también diferencias importantes en los repertorios vocales de ambas especies y probablemente en sus comportamientos sociales y reproductivos, pero estos no han sido documentados. Sin embargo, ambas especies comparten comportamientos generales como son los bramidos como mecanismo territorial, la vida gregaria y diurna, así como los hábitos herbívoros.


Monos Araña (Ateles geoffroyi)

Los monos araña existentes en México estan representados por dos subespecies: Ateles geoffroyi vellerosus, cuya distribución original abarcaba desde el sur de Tamaulipas hasta Chiapas, y Ateles geoffroyi yucatanensis, restringida a la península de Yucatán. Como en el caso de las dos especies del género Alouatta, México resguarda la distribución geográfica más septentrional del género Ateles en el continente Americano. Debido a que la distribución geográfica de los primates silvestres en México está asociada a la de las selvas, la desaparición de estos ecosistemas ha resultado en la desaparición local o regional de las poblaciones de las tres especies de primates.

Los monos araña son de hábitos diurnos, viven en grupos sociales permanentes, son arborícolas y se desplazan rápidamente meciendose por abajo de las ramas de los arboles aferrándose con su cola prensil y extremidades superiores. Los frutos maduros constituyen la porción más importante de su dieta diaria, por lo que se ven obligados a viajar grandes distancias en su búsqueda.


En contraste con los monos aulladores cuyas áreas de suministro no pasan de varias decenas de hectáreas, las tropas de monos araña requieren área de cerca de 500 ha para sostenerse a través del año. Estas diferencias son el resultado, por un lado, de la capacidad de los aulladores de utilizar las hojas de las plantas como alimento ó sea un recurso más estable en el espacio y tiempo, lo que le permite a las tropas promedio (N = 10 animales) sostenerse a través del año en pequeñas áreas de selva de 20-30 ha.. En el caso de Ateles, su especialización en la explotación de frutos, un recurso muy efímero en el espacio y tiempo, significa demandas de área mucho más amplias. Tal situación hace más frágil la conservación de Ateles, por loque que la destrucción y fragmentación de la selva por la actividad del hombre ha tenido un impacto inmediato sobre estos primates. Aunado a la degradación de sus hábitats, la cacería intensiva de monos araña y el trafico ilegal de los infantes como mascotas ha contribuido a la desaparición extensiva de las poblaciones de este primate en el sur de México.

La pobreza de nuestros bancos de datos acerca de la localizacion, tamaño y estructura demográfica de las poblaciones de monos araña en México, así como aquellos sobre su ecología, comportamiento y estado de conservación hace particularmente díficil la tarea de conservación de las poblaciones remanentes de monos araña, por lo ques importante dirigir esfuerzos en esta dirección.


Regreso a la hoja principal

Regreso a la hoja anterior

Conserva las Selvas Tropicales

Copyright @ 2004 Alejandro Estrada